Niños y Jóvenes

Es difícil decidir cuándo pedir ayuda a un profesional para nuestros hijos, por ello hay ciertas situaciones objetivas que nos pueden ayudar a decidirnos, como:

– Cambios en la conducta (llamadas de atención, llanto incontrolado, rabietas, agresividad, …)

– Dificultades en el desarrollo o maduración

– Dificultades en el sueño (pesadillas, terrores nocturnos, dificultades en el ritmo de sueño,conflictos a la hora de irse a dormir, … )

– Dificultades con la alimentación (anorexia, bulimia, obesidad, …)

– Problemas en el control de esfínteres (enuresis y encopresis)

– Miedos (miedo a la oscuridad, a quedarse solo, a ir al colegio, a los examenes, …)

– Trastornos de ansiedad o cambios de humor (tristeza, enfados, descontrol, …)

– Trastornos del aprendizaje o fracaso escolar sin origen cognitivo

– Dificultades emocionales o afectivas (celos, baja autoestima, timidez, tartamudeo, …)

– Dificultades en las relaciones sociales

A pesar de esto, en muchas ocasiones las dificultades son propias del momento evolutivo y se resuelven con información sobre lo que puede estar ocurriendo.

 

Desde Dinámica se da respuesta a los problemas que se presentan en la población infantil, a través de la intervención con el niño, el apoyo y la orientación a la familia, en colaboración directa con el Centro Educativo y con otros profesionales como pediatra, fisioterapeuta, logopeda, etc.